zoevaldes.net
Al Qaeda se ahoga en su propia sangre. Por José María Irujo.
El País.