zendelsaber.wordpress.com
Qué tanto he perdido
Heme ahí, llorando sin parar, sintiendo cada error cometido como un cuchillo en mi estómago, pensando en todo lo que había perdido. Sí, conocí un dolor que nunca había sentido jamás, profundo, cand…