wingzemonx.net
Resplandor entre Tinieblas – Capítulo 53. Hacia el sur
El hombre de anteojos se puso de pie, y Matilda se permitió acercársele lo suficiente para darle un cortés abrazo, usando por supuesto sólo su brazo sano. Cody le regresó el abrazo con suma delicadeza, procurando ni lastimarla. —Buena suerte, Matilda —le susurró despacio mientras aún se abrazaban—. Espero verte pronto, y en mejores circunstancias. —Lo mismo digo, viejo amigo —le respondió la castaña del mismo modo.