wingzemonx.net
Resplandor entre Tinieblas – Capítulo 34. Tenerte miedo a ti mismo
—Matilda y los otros describen estas habilidades como un don —indicó, mientras la niña alzaba tímidamente una de sus manos, y pasaba sus dedos por los pétalos de la flor; se sentía real, muy real—. Pero para algunos, como nosotros, se siente más como una maldición en ocasiones, ¿verdad? —Sí… sí lo es —le respondió en voz baja.