viviendoporelmundo.com
Mendoza, tierra de vinos… ¡y bloggers!
Mendoza: visita a las bodegas Volvemos a Argentina para visitar Mendoza, catar su vino y visitar sus bodegas... ¡y conocer a una pareja que también vive por el mundo! No te pierdas este post: ¡Mendoza: visita a las bodegas! [caption id=attachment_3011 align=aligncenter width=700] Mendoza es famosa por sus viñas y sus bodegas ¡alguna se puede visitar gratis![/caption] Imagen © Mendoza.travel Volvemos a Argentina, volvemos a casa Por tercera vez... ¡cruzamos la frontera para salir de Chile y entrar de nuevo en Argentina! Después de haber pasado tanto tiempo antes en este país... hasta tuvimos un poco la sensación de volver a casa Jejeje El tema de las aduanas es para hacer un post a parte ¿eh? Papeleo, horas de espera, registro de mochilas, alimentos que no puedes entrar... ¡es todo un mundo! Y muchas veces se hace muy pesado pero... hemos de pasar por ello, nadie se escapa ¡es lo que hay! ;) Después de 7 horitas de autobús, dos de ellas en la aduana... finalmente llegamos a Mendoza, tierra de vinos. La primera noche en el Hostel Internacional Mendoza en el que estuvimos fue... como decirlo... incómoda de dormir... era una habitación de 6 camas y 2 de ellas estaban desocupadas porque ¡los colchones tenían chinches! Vimos las piernas de una de las chicas que había dormido allí y... ¡ojalá no las hubiéramos visto! Vaya nochecita nos esperaba... cualquiera dormía tranquilo allí sabiendo que a medio metro, en el colchón de al lado, había chinches... nos picaba todo... qué horror... Tuvimos que confiar en la palabra de la chica del hostel que nos dijo que en nuestros colchones no había nada. Habría que ver como amanecíamos a la mañana siguiente... a pesar de no dormir muy bien... ¡amanecimos sin ninguna picada! ;) Visita guiada a una bodega de vinos en Mendoza... ¡y gratis! Sólo íbamos a pasar un día en Mendoza, así que nuestro objetivo principal era visitar una de sus bodegas de vino ya que esa era la actividad principal de la ciudad. Nuestros amigos José Ramón y María que conocimos en Torres del Paine, nos aconsejaron que no contratáramos ningún tour para hacer una visita a las bodegas porque eran carísimos y podías hacerlo por tu cuenta y sin pagar nada ¡sabio consejo, muchas gracias amigos! ;) Preguntamos en la oficina de turismo, en el hostel y en el lugar donde compramos la tarjeta de autobús y a pesar de que cada uno te decía algo diferente de cómo hacerlo... ¡finalmente encontramos la manera! Para desplazarse en transporte público por Mendoza debes comprar una tarjeta que vale solo 1€ y la recargas con el saldo que creas que vas a necesitar. Para ir a Maipú, lugar dónde estaban las bodegas que queríamos visitar, el viaje costaba 8 € ida y vuelta así que cargamos la tarjeta y nos pusimos en marcha. A Maipú se puede ir de diferentes maneras, nosotros escogimos el tranvía porque valía lo mismo, era un transporte diferente, tardaba solo 20 minutos en llegar y sinceramente... ¡porque lo teníamos más cerca! Jejeje [caption id=attachment_2980 align=aligncenter width=700] Cumplimos con nuestra misión del día, ¡visitar unas bodegas en Mendoza![/caption] [caption id=attachment_2986 align=alignleft width=300] Visita guiada por las Bodegas López[/caption] Una vez allí, visitamos las Bodegas López. La visita guiada con vídeo introductorio, recorrido por toda la empresa, perfectas explicaciones y degustación final es totalmente gratuita y cabe decir también que la chica que nos hizo de guía fue muy agradable y lo explicó todo súper bien. Así que si alguna vez visitáis Mendoza, no es necesario pagar 100€ por un tour porque te ensañan lo mismo por 0€ haciéndolo por tu cuenta... a no ser que seas muy entendido en vinos o busques algo diferente, como visitar varias bodegas en bicicleta por ejemplo. ¿Preparando tu viaje a Argentina? Accede a nuestras guías GRATIS: Además de buen vino, también encontramos buena gente [caption id=attachment_2988 align=alignright width=300] Unos vinitos con los chicos de Sin un rumbo fijo ¡Un placer conoceros![/caption] Cuándo ya terminamos la visita nos dimos cuenta que en el mismo grupo ¡había una pareja de Extremadura! ¡Qué bueno, llevábamos muchos días sin ver españoles! Y cómo no, comenzamos a hablar con ellos y terminamos compartiendo dos botellas de vino en la misma bodega. Más tarde volvimos los cuatro al centro de Mendoza y fuimos a comer algo porque entre vino y vino ¡se nos habían hecho las 18:00 sin comer! Jeje ¡es lo que pasa cuando la compañía es grata! Curiosamente ellos también habían decidido dar un cambio radical a sus vidas y también estaban ¡dando la vuelta al mundo! Ellos habían empezado hacia 5 meses e iban en dirección opuesta a la nuestra, así que ya habían estado en muchos de los países a los que nos dirigimos nosotros ahora. Imaginaros la de cosas que teníamos que contarnos mutuamente... Jorge y Estefanía, mucha suerte en vuestra aventura. Ha sido un placer conoceros chicos. Os seguiremos de cerca en vuestro blog Sin un rumbo fijo ¡Ojalá nos volvamos a encontrar en algún otro rincón del mundo! Nos despedimos de Mendoza así [caption id=attachment_2981 align=alignleft width=225] Había chinches por todas partes...[/caption] Al volver al hostel... ¡sorpresa! Estaban exterminando toda nuestra habitación por los chinches. ¡Qué horrorrrrrr! Dos tipos rollo cazafantasmas estaban sacando los colchones donde habíamos dormido la noche anterior y estaban matando los chinches y fumigando todo con veneno. Tuvimos que sacar nuestras mochilas y todo lo que había en ellas para que también las fumigaran por si se habían infectado. Por suerte a nosotros dos no nos habían picado. Aunque ni siquiera el propio exterminador no entendía como no teníamos picadas porque en nuestros colchones también había chinches. Nos los enseñó y todo antes de matarlos ¡qué ascoooooooo! Así que nada, nos tocó dormir una noche más en el hostel de los chinches con nuestras mochilas impregnadas en veneno. Obviamente nos cambiaron de habitación aunque la sensación de asco la seguíamos teniendo. Por si fuera poco en la nueva habitación el ventilador no funcionaba y en Mendoza hace un calor horrible. Teníamos que dormir con la puerta abierta por el calor, se escuchaba todo, el lavabo estaba justo al lado y encima para el recepcionista del turno de noche era divertido tener la música a tope para él solo... una joya de hostel ¿eh? Es emocionante viajar de mochileros ¿verdad? Jejeje... A la mañana siguiente nos levantamos un poco más pronto de lo normal. Nos habíamos informado y... salir de Mendoza a dedo era prácticamente imposible. Lo mejor era alejarse un poco de la ciudad y ponernos en ruta 40 en el siguiente pueblo. Así que teníamos que tomar un autobús que nos llevara a San Juan (a dos horas de Mendoza) y ya desde allí, seguir haciendo dedo hacia el norte. Mapa de Mendoza Nuestro objetivo era acabar llegando a Salta. ¿Cuánto tardaremos en llegar? ¿Seguiremos en racha? ¡Descúbrelo en el próximo post! ;)