unoscuantostextos.org
La constitución de la primavera
Hacía calor y lloviznaba como una bendición erótica. Las gotas microscópicas de agua, templadas por la contención del aliento de la neblina que ellas mismas tejían, pulsaban milímetros cuadrados de…