unoscuantostextos.org
La colección
Al entrar, el anciano permitió el paso de un ligera corriente de aire que despertó por unas décimas de segundo el aleteo de diminutas banderas de papel. La brisa del amanecer desperezó a los vigías…