productordesostenibilidad.es
Sin botas no hay diversión.
Quizá la primera vez que ví un pie atravesado por un hierro oxidado era demasiado pronto. En el pueblo, buscando una pelota con Pedrito en el rastrojo de detrás del frontón. Un desafortunado accide…