nairmillos.com
Crítica de A 47 metros (2017) | Blog de Naír Millos
Se supone que quedarse en el fondo del mar rodeadas de tiburones y sin poder subir a la superficie por el síndrome de descompresión debería hacernos sentir algún sentimiento de agobio. Lo único que han conseguido conmigo es que no soporte a las protagonistas y que me dé absolutamente igual lo que les ocurra.