morfeoeditorial.com
Aparece un muerto errante
—Déjeme espacio, que no me deja pasar. Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 166).