huffingtonpost.es
¿Psicología? Y una mierda
Hoy en día, todo termina en psicólogos: trances de la vida más o menos desafortunados terminan con el manual de autoayuda o con la visita al psicólogo; te tiemblan las piernas cuando tienes que hablar en público, al psicólogo; te dan vergüenza tus kilos de más mal distribuidos, al psicólogo.