homovelamine.com
Cómo gozo en el calabozo
Mi señora tiene Zaragoza algo idealizada y le cuesta imaginar que nadie pudiese compararla con un calabozo: para ella es la ciudad de los treinta minutos, del tranvía y de los bares de copas que cierran con el canto del gallo.