granadablogs.com
¡CONTRADICCIÓN!
¡Cómo entiendo, muchas veces, a estos pajarillos surgidos de la fértil imaginación de Erlich! Cuando hablábamos el otro día sobre el odioso placer de la escritura. O ayer, sobre finales y esa mús…