formacioncatolica.org
Nuestra Señora del Rosario. Nuestra Señora de La Victoria
Los primeros cristianos acostumbraban rezar a la Santísima Virgen con las palabras con que el Arcángel San Gabriel la saludó aquel bendito día de la encarnación del Verbo, “Ave María, llena de gracia, el Señor es contigo”.