formacioncatolica.org
Carta a los Amigos de la Cruz
El verdadero Amigo de la Cruz es un verdadero portacristo o mejor, un Cristo viviente, que puede decir con toda verdad: Ya no vivo yo: Cristo vive en mí (Gál 2,20).