fateuser.com
| Doradas manos indígenas. Parte I.
[3 min de lectura estimados]Facebook0Tweet0Email0Pin0 El interior nácar de las cosas. Despertó de un sobresalto. La luz no entraba por la ventana; unas gruesas cortinas a juego mantenían la habitación en penumbra. La dura cama era perfecta y aquel vendedor calvo y sudoroso de la tienda del centro era bastante...