daurmith.com
Corte sólo un poquito por los lados…
No me había dado cuenta de que las peluquerías son un observatorio perfecto del género humano, o al menos de parte de él. Rigel sí se ha dado cuenta, vean, vean.