culturamas.es
“La soledad de la compasión”, redescubrir a Jean Giono
«No estaba mal para empezar; y lo había hecho en ayunas, a su albedrío, con sus grandes manos que son como hojas de bardana. Sí, había apretado el pájaro gris con su enorme mano y le había torcid…