culturamas.es
DESCARTES (II): MUJER DE FUEGO
Por JUAN CARLOS VICENTE. Se levantó y encendió su ordenador portátil. Escuchó el leve zumbido de la tecnología, entrelazó los dedos de ambas manos y los hizo crujir. El destello de la pantalla vari…