culturamas.es
DESCARTES ( I )
Por JUAN CARLOS VICENTE. La subió en brazos hasta la casa. Era ligera, no más de 45 kilos. La soltó en la cama dormida, agotada tras el esfuerzo, estaba sucia y ensangrentada como una recién nacida…