compitte.com
Le Bourget 2019, banderazo de salida a la aviación ecológica y sostenible
La joven activista ambientalista sueca, Greta Thunberg, que tiene un mérito encomiable, dicho sea de paso, ha bautizado recientemente como Flygskam a la vergüenza por volar. En efecto la huella contaminante de la aviación ha coincidido con varias iniciativas que, tanto en Holanda como en Francia, empiezan a considerarse para aquellos desplazamientos locales que pueden ser perfectamente sustituibles por la alta velocidad. Un avión de media emite una barbaridad de CO2, causante del efecto invernadero que tanto nos inquieta, proporcionalmente a otros medios de transporte que a buen seguro nos …