ciberquijote.com
Fui por las grullas y me quede por… los cielos. (III)
Pocos minutos después el cielo se tiño por completo de ese rojo fuego intenso. Para entonces el alegre gruir de las grullas había desaparecido y parecía que el Sol fuera a arrasar todo rastro de vi…