almendron.com
Persecución a la Iglesia católica
Ni una furtiva lágrima se nos cae cuando contemplamos las estadísticas horripilantes de guerras y desastres. Las desdichas de desconocidos resultan soportables. Todos los días veo periódicos llenos…
Felipe Fernández-Armesto