wp.me
En Etiopía hasta los camellos se mueren de sed
El sufrimiento es espantoso, y se agrava cada día cuanto más dura la sequía. Sin embargo, antes teníamos las manos vacías y la Iglesia era una mera espectadora de esta miseria.
Editor mdc