wp.me
Lucas 12,32-48
Donde está tu tesoro está tu corazón.
Pbro. Luis A. Zazano