wp.me
Mateo 9,32-38
Evangelio según San Mateo 9,32-38. En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comen
Pbro. Luis A. Zazano