viajealrededordeunamesa.wordpress.com
El pato mexicano, de James Crumley
¨Treinta minutos después, el sol había desaparecido del todo y estábamos los tres sentados con chaquetas de plumas contemplando unas tazas de café turbio, algo que beber además de la cerveza, despu…