unvinomas.wordpress.com
De pena y oro.
Te ajustas la montera y te giras para asomarte sobre el burladero. Ya hace demasiado tiempo que ni te molestas en observar cómo anuncian el toro que te ha tocado. Apenas has llegado a vislumbrar su…