unlugarparaver.es
EL LUBRICANTE
Una vez me auto-impuse, vete tú a saber que puta locura me rondaba en la cabeza en aquella época, la jodida castidad.