universoespejo.com
Maldición
La forja de oro de los dioses, a veces, no sabe de versos, y yo, no preciso espadas para malear las rocas. Yo solo preciso que las olas mojen mis manos en un devenir sinuoso, la suavidad de la espu…