unantologiapoetica.wordpress.com
Los mellizos
A veces él me insinuaba que yo era un bastardo y yo le decía que escuchara a Brahms, que aprendiera a pintar y beber y no ser dominado por mujeres ni dólares pero sólo me grito: ¡Por el amor de Dio…