tribunafeminista.elplural.com
El espacio confinado: mujeres en el balcón. | Tribuna Feminista
Afirmó Sigmund Freud que unas veces soñamos resbalar a lo largo de las fachadas de las casas, que las de muros lisos representan hombres; que las que contienen salientes y balcones simbolizan mujeres a las que poder agarrarse. Dejando a un lado los sueños, lo cierto es que los balcones y sus balaustradas son espacios donde lo femenino se ha visto durante siglos sometido por razón de género. Desde el Renacimiento comenzó a pintarse el tema de las mujeres en el balcón o asomadas a una ventana, una composición que se ha repetido a lo largo del tiempo y de la historia del arte, variando según artistas pero manteniéndose en su forma. Otra excusa para representar a las mujeres, otra forma de estereotiparlas y cosificarlas. Balcones y ventanas han permitido a los espectadores acceder a las vidas privadas de las mujeres que, oprimidas tras balaustradas, barandillas, rejas o puertecillas quedaban imposibilitadas para acceder al espacio público. Entre 1808 y 1812 Francisco de Goya pintó Maja y