tribunafeminista.elplural.com
Las brujas y sus calderos: ¿adoradoras del diablo o drogodependientes? | Tribuna Feminista
Parte de 'El Aquelarre', de Francisco de Goya. Wikimedia Commons Francisco López-Muñoz, Universidad Camilo José Cela y Francisco Pérez Fernández, Universidad Camilo José Cela Los estereotipos medievales sobre las brujas las convirtieron en una figura con una fuerte raíz folclórica que pobló las leyendas locales en toda Europa, casi siempre desde una óptica negativa, saturada de tópicos y escasamente realista. Entre estos tópicos cabe mencionar la firma de pactos diabólicos con marca corporal (stigmata diaboli); la asistencia periódica a aquelarres para reverenciar al diablo, en forma de macho cabrío y festejar en comunidad, mediante bailes, banquetes y orgías sexuales; la capacidad de asistir a los conventículos volando sobre escobas o toneles, metamorfoseadas en animales o a lomos de bestias; la práctica de la antropofagia, sobre todo de niños, etc. Todo ello magníficamente recreado en la película La Bruja (2015), de Robert Eggers. Tráiler de La bruja, de Robert Eggers. Durante