tribunafeminista.elplural.com
El síndrome de las «Niñas-flor» | Tribuna Feminista
"Estaba sola y, de repente, me encontré en un tumulto. Pero llegaste tú... con ese aroma de Patricks...". Este era un anuncio de mi infancia. El mensaje estaba claro: si no viene un tipo con ese aroma, no te vas a salvar de lo que sea que te pueda ocurrir en un tumulto, a ti ,flor frágil del desierto, del jardín, o de la huer-ta. El mensaje de confirmación de nuestra vulnerabilidad era evidente. Es por eso que, para salvaguardar esa debilidad, ya nos envolvieron, desde la infancia, en lazos y señales que avisaban de nuestro estado: "frágil", a la vez de que nos autoconvencieron de que solo cuando nos entregáramos a unos unos brazos masculinos podríamos salvarnos. Eso sí, seríamos un producto frágil, perecedero, y con fecha de caducidad. Tendríamos que añadirnos colo-rantes y conservantes para no decepcionar. Y toda la vida deberíamos cuidar nuestro cuerpo de flor, supues-tamente necesitado e incompleto, para lograr que nos quisieran. Para eso, tendríamos que pintarnos, hacer