topitocava.blog
Poema para un compañero maestro que se jubila con gozo.
Enmudecerá la tiza, pero no tu esfuerzo, callarán las calles, hablará el silencio, llorará la noche, gritarán los ecos. Enmudecerá la tiza, pero no tu aliento, seguirá el eco, del consejo ci…