todoelorodelmundo.com
No olvidarse de los lirios (ni de los pajaritos)
Vean los lilios del campos cómo crecen: no se fatigan ni hilan; y yo os aseguro que ni Salomón en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Y si la hierba del campo, que hoy parece y maña…