tercertestamento.net
Enseñanza 298
1. Sanad todos los males, lo mismo del cuerpo, que del espíritu, porque tenéis la misión de consolar, de fortalecer y de sanar a vuestros Semejantes. Mas os pregunto: ¿Qué salud podríais transmitir…