sylvialogo.blog
El mar lo traerá IX
Aranza nunca dijo lo que vio en ese entre visillos, descorrió la puerta y se quedó expectante. Era una imagen bonita, tentadora para un hombre, para una joven resultaba hasta atractiva, era un desp…