soycurayhablodejesucristo.com
HABÍA UNA VEZ UN ENFERMO QUE FUE A QUEJARSE
Gabriela Mistral (recogido en la Liturgia de las Horas) En esta tarde, Cristo del Calvario, vine a rogarte por mi carne enferma; pero, al verte, mis ojos van y vienen de tu cuerpo a mi cuerpo con v…