sorboletras.wordpress.com
Lázaro, por Annalisa Marí
Levántate y anda, Lázaro, Eusebio, Francisca, Elías, o como quisieras llamarte, corazón diminuto, marea que vacía las trompas de falopio para llenarlas de nuevo, gerundio perpetuo y potencia…