siyofuerapoeta.blog
Ocaso – Manuel Machado
Era un suspiro lánguido y sonorola voz del mar aquella tarde… El día,no queriendo morir, con garras de orode los acantilados se prendía. Pero su seno el mar alzó potente,y el sol, al fin, como en s…