shiramcollins.com
La ofensa
Clara se despertó en un frió y húmedo calabozo. Recordaba cómo la Guardia Civil la había parado en el control del aeropuerto. Le habían pedido que abriera el bolso de mano. Cuando vieron lo que hab…