shiramcollins.com
Gracias
No sabía cuánto te quería, no sabía cuanto te necesitaba hasta que me di cuenta un día, que tú ya no me leías, sin importar mis locuras, creyendo con agonía que mis palabras te habían abierto cicat…