sexlecciones.com
Sin ninguna vergüenza (Relato erótico)
Ella, tranquila y ardiente, se acercó a la ventana. Nada cubría su opulento cuerpo. La luz que entraba por los enormes ventanales bañaba su piel bronceada. No tenía pudor alguno en enseñar su cuerp…