sexlecciones.com
Al servicio del sexo oral
Mi cuerpo tremaba. El abdomen se alzaba por encima del tórax mientras las caderas empujaban anárquicas mi sexo contra su boca. Me coloqué estilo perrito. Un calor interno extremo preludiaba ríos de…