santiplanet.wordpress.com
Recuerdos
Los objetos atesorados tienen un doble valor: el real y el simbólico. Su existencia es frágil y depende, en gran medida, de la memoria que los aferra al mundo que los rodea.