saltoalreverso.com
Bernarda octogenaria
Duerme apaciblemente sosteniendo el alba en sus respiraciones: uno-dos, uno-dos, uno-dos, uno-dos, uno-dos. La noche la acurrucó entre la luna y la corola de una dama de noche. Sobre ella dormía co…