saltoalreverso.com
Amarilla como la fiebre
Aproximadamente, arriesgarme a sostener tu cabeza es recorrer el enorme camino que une tu perfume con el aire. Es fracturar el tiempo y recogerlo gota a gota, para introducirlo luego como un veneno…