saltoalreverso.com
La mirada de nadie
La punzada continúa. Y se encoge. Filtra el dolor, ahora, caricia. No hay preguntas, ni intrigas sobre el origen. El banco —su cama— lo protege del mundo. Cae brazo al suelo, roza el caos. Sale al …