saltoalreverso.com
Congelado en el tiempo
—Dime que ya estás en Oviedo —percibí la inquietud en su voz con aquel acento castizo que amaba tanto. —Sí, ya estoy —contesté con la misma emoción. —Entonces solo tienes que tomar el tren de las…